Man´s Ruin

En esta misma alcantarilla quedó mi voluntad, en el fondo de los avernos.
Ocres y rojos encendidos son cada vez más cercanos. Duelen los ojos, mientras
susurran a mi oído “tus puños serán inútiles esta vez. Tonto! no ves que nunca puedes ganar?”
Lo siento, Frank. Ya no te puedo escuchar.
Hoy quiero ser un sordo. Hoy quiero ser un cobarde.

No quiero aceptar lo que me gritan las furias, que me señalan con sus manos pustulosas y llenas de razonable maldad,
quiero gritarles en sus putridas caras. Me niego a alejarme, rotundamente. Me niego a ser su amigo, no puedo fingir;
que esto nunca sucedió. Elegiría despertar, ingenuamente y saber, ficticiamente, que todo esto fué un mal sueño.
que esos ojos claros nunca me hicieron sentir afortunado, y que esos labios rojos nunca me llevaron a la perdición,
tan sutil y deliciosa.
Entretanto, seguiré desobedeciendo todas las voces que claman rendicion y retirada, especialmente la suya. Nunca fué cuestion de meses, o de años. En un efímero instante, aquel rostro esquivo despertó en mi lo que nunca supe que existía.
Nunca me enteré, y todavía no puedo creer, que pudiera querer a alguien, hasta que (fisicamente) sintiera el dolor de la impaciencia.

Me va a estallar la cabeza de pensar en ella.
Me va a estallar el pecho por no tenerla.
Porque soy suyo, y me entrego a la justicia de su despiadada belleza.

Anuncios
Published in: on julio 31, 2008 at 1:33 am  Dejar un comentario  
Tags: ,