Police and Thieves

Hay una calle en el East End, fría como el demonio. Como la mayoría de las calles que la rodean. Un viejo marinero sale por la puerta del pub, extiende una silla de playa que solía tener lona blanca, ahora es un tejido amarillento y raído. Se sienta con pesadez, la silla rechina, el cuero de su chaqueta apesta a ginebra, y chilla con el movimiento de su brazos. Está buscandola, y el alcohol no reduce su desesperación. Varios vagos dejan de hacer lo que no estaban haciendo y lo observan, tratan de predecir que hará a continuación. Finalmente encuentra su armónica. “Royal Navy” grabado encima, con algun oxido entre cada letra. Sopla con cuidado, y como ratas, los vagos se acercan. Mierda, es casi mágico. Su armónica suena a humedad, a frío, a asfalto mojado. Casi se puede sentir como es punzante, en la parte trasera de sus cabezas. De algún lado, sale una botella de Beefeater, y se reparte entre todos. Sin avisar, se acaba la música, y la armónica vuelve al bolsillo de la gruesa chaqueta. El viejo se levanta, la silla chirrea un poco, sonríe a todos y a nadie. En este día ha decidido cambiar su vida… Beberá en otro pub.

He estado durmiendo cinco horas menos de lo que debería, esas son, 35 horas de vigilia en la semana, 140 horas de dar vueltas en la cama al mes. Mirar el techo, sabiendo que nada va a salir de ahí. Escuchar con atención los camiones que transitan a la medianoche, el sonido de las ruedas, las carreras ilegales de los viernes. Ni siquiera es cuestión de levantarse, respiro profundo, muy profundo. Afuera, las bombillas perfectamente ubicadas, esperando alguna mano invisible que venga a dibujar una linea, uniendo puntos. Suspiros profundos, en el aire frio. Hay varios gatos que aprovechan la noche para chillar de una manera desagradable, como niños-muertos vivientes, están en celo y los aborrezco, y me miran y leo sus miradas, “ven acá, imbécil! te reto” y me acerco, y corren como señoritas. Nunca podría vivir con un gato.

Se siente el miedo, frecuentemente. Pero por qué carajo lo sentimos? Por qué nos detiene siempre algo, cuando estamos a punto de acercarnos, cuando queremos escuchar de cerca, cuando queremos tocar lo irresistible? Si fuera un cliché diría “La vida es muy corta”, pero eso es algo que ya todos sabemos (no por eso deja de ser cierto). El miedo, como una gran prostituta, costosa, astuta. “Si tratas de joderme, te haré mierda, y joderé tu vida el doble”. Buena sazón para un dia sin suerte, ser perseguido con fiereza, perder el aliento, y estar alerta… así que hay que joder a la Gran Puta, manipuladora y sagaz. No es necesario ser sagaz, basta con ser descarado. Siempre, SIEMPRE van a pasar cosas, “malas”, “buenas”, injustas. No se pueden controlar. Lo que si podemos controlar, es como reaccionamos ante ellas. Si resulto siendo uno de aquellos pajeros que se quedan llorando despues de ser insultado, por el coño! que me muelan a palos.

Párate derecho, sonríe, amplio, hasta donde lleguen las comisuras. Miralo como viene, como diciendo “Hola nena, te has portado mal!”… recibe el golpe, reacomoda tu sonrisa… así, así está perfecto. Escupe la sangre, limpiate con la manga. No dejes de sonreír mientras le concedes EL  dedo, “andate a la mierda, chupapollas”. Estamos casi seguros de que los puños no dejarán de llegar, lo importante es no ser un maricón, hay muchos maricones por ahi; la mayoría con músculos marcados, tarjetas de crédito y ropa costosa. A ellas seguramente les fascinan así, pero nosotros, los que no nos molesta comer en la calle, sabemos que se traen, pendejos. Tal vez por eso podemos burlarnos tan abiertamente, porque no vamos a pedir permiso, no vamos a pedir perdón. Mi tipo de gente no baja la mirada, ni se siente inferior… we, pretty much give a fuck. La verdad nos traen sin cuidado todas sus ideologías, sus juicios de valor, sus ídolos llenos de virtudes y ojos claros.

Sabemos muy bien lo que somos, manada de perdedores. Somos unos animales, y aun así podemos ser mucho mas decentes que todos los demás. La originalidad no es problema, en realidad pocas cosas suponen problemas, no vamos a llenar nuestro valioso tiempo de destrucción colectiva pensando en estupideces. Si lo pienso detenidamente, posiblemente no odio a las personas. Tampoco odio a los mosquitos, pero me cabrea que estén en todas partes. Tal vez es por eso que prefiero una buena motocicleta. Algo donde definitivamente no eres un maricón, eres la carrocería. Y eres la máxima expresion de individualidad, mucho más cercano a la ilusión de libertad.

Cambiar de pub no fué la mejor idea. El viejo era un maldito descarado, nunca pidió permiso. Al parecer eso decía el reporte policial dos noches despues de tocar la armónica… Pudo controlar sus puños, sus insultos y sus cejas retadoras. No pudo controlar la botella de bourbon que algún pendejo estrelló en su cabeza. Que mala suerte. Que mala noche, la suerte es para los perdedores.

“We condemn all one-percenters.  They’d be condemned if they rode horses, mules, surf boards, bicycles or skate boards.  Regretfully, they picked motorcycles”

Vamos, eso es todo lo que tienes??

Podría estar releyendo el libro de un solitario lobo, que saqué de la biblioteca hace algunos días. Pero no quiero. Quiero sentir un odio inmenso, que surge de las entrañas, como un ácido que hierve en mi interior y se va comiendo poco a poco mi humanidad. De pequeños nos enseñaron que el amor lo lograba todo. De pequeños también nos enseñaron que Dios quiere a todos los hombres, pero al crecer nos dimos cuenta de lo poco que quiere a algunos. ¿Entonces? Hemos aprendido mentira tras mentira, inhibición tras inhibición, respirando con agitación ante la sola idea de ser descubiertos pensando cosas impuras. La mirada lastimera de las vírgenes nos manipulaba hasta el punto de la devoción, y aun así creíamos ser libres. Hemos aprendido, ya adultos, que la libertad es una palabra con florituras y ornamentos, que al final es tan útil como un velo de novia. Nunca seremos libres. Y el amor nunca logrará nada. Y son tantas las cosas que atan cadenas a nuestras pequeñas y miserables cabezas, que nunca podremos desatarnos.

Aún si veo los ojos verdes de una rubia a tres asientos de mí, sé que detrás de la dulzura se encuentra el más antiguo y eficaz método para la autodestrucción. No se puede amar sin flagelar la propia voluntad. No se puede amar sin idealizar a quien sabe que te puede manejar con facilidad. Les estamos entregando nuestras vidas a personas que se corrompen con semejante poder, aún más grande que el poder político, religioso, cósmico. No se puede amar.

Hay estúpidas fantasías en las cuales Bobby conoce a Jenny, Jenny es una chica realmente especial, Bobby pasa situaciones embarazosas para gustarle a ella, finalmente Bobby comete errores y Jenny decide irse a vivir a Chicago, cuando Bobby decide al mismo tiempo correr a gritarle cuanto la ama (naïf!), llega al aeropuerto, se cuela entre toda la seguridad y llega a Jenny, a recitarle sin respirar alguna enrevesada teoría según la cual él no podrá vivir sin ella. Jenny renuncia a todo, parece no importarle el costo de los pasajes que acaba de pagar, y corre con Bobby por un campo verde, sin importarle tampoco el paradero de todo su equipaje. Los peores 35 mm de mi vida.

Quien carajos muere de amor? Nadie muere de amor, es la mierda más grande que se ha inventado el hombre después de Dios. Se muere de un infarto, una embolia, un paro respiratorio, un trauma masivo de órganos, la mordida de una serpiente, decapitación accidental en un ascensor, atropellado por una motocicleta, luchando contra un villano encima de un subterráneo, lanzado a un contenedor de ácido sulfúrico, mordiendo cápsulas de cianuro, de un tiro en la sien (si las cápsulas no funcionan y el enemigo te apresa). Pero no de amor. Que excusa tan increíblemente absurda para asegurar toda una vida de angustias y nudos en el pecho. Investigaría, si a eso me dedicara, para descubrir quién fue el hijo de puta que se inventó que el amor está en el corazón. Que es posible romperlo. Que es posible regalarlo, aún teniéndolo en el propio tórax.

Por qué no utilizamos el cerebro? Si, hay quienes somos resentidos, pero también hay quienes nos dejamos de babosadas para concentrarnos enfáticamente en los motivos -reales- de la vida humana. Pura bioquímica. Si fuéramos un poco más osados socialmente, escupiríamos en las caras de quienes van a descargar un camión de mierda sobre nuestras cabezas, incluso antes de darles el placer de ganar nuestra confianza. La capacidad del lenguaje es un don, para que todos nos excusemos por todo lo malo que hacemos. Justificamos estupideces con amor, con ideologías, con sentimientos de lealtad y renuncia al fracaso.

Talk is cheap, they say. You can go on and talk the whole night about how much I mean to you, and hours after you’ll be fucking another guy, because he is such a good person. Because “I love you, but you and me, it can never happen”. Well you know what? Fuck it! I know I’m the dirty bastard, the one you always kept from showing to others. Starting today, I L-I-K-E  I-T. I’ll keep being the poor demon I’ve always been, the kind of person losers like to call “a loser”, the one who doesn’t give a fuck to get the grease and the dust on his shirt. I’m the one who enjoys life, the one who keeps beating the shit out of fuckers who want a piece of me, the one who keeps drinking all night long, the one who enjoys screwing, knowing there is no promise to be made, no commitment to be followed. I’ve walked the streets with no destination even before knowing you existed. Oh you! I got a special place for you. Hell yeah, you’ll be in the place of people I hate the most. My chaotic memory, that’s where you belong. Just in case you’ve got anything to say, I already know. This is a method, to keep myself from crying like a stupid retarded. Because, I’m not stupid. I can be reckless, left handed, stubborn and overwhelmingly impulsive. I’m not an outlaw, because in these days, it sucks to get busted.

El tipo de al lado hace mucho ruido

Antes me sorprendía  gratamente la cantidad de cosas que QUERÍA hacer. Ahora me agobia la cantidad de cosas que DEBO hacer. Debo ser responsable, debo ser consecuente, debo correr, saludar y pagar. Debo llegar a tiempo, y excusarme aun si me demoro cinco minutos. Debo olvidarla, debo odiarla, debo exorcizarla. Debo ser saludable, y debo sonreir aún cuando quiero vomitar. Debo aplazar mi muerte para poder agradar a quienes desean obtener algo bueno de mí. Muchas veces, debo fingir que todavía queda algo bueno.

De las pocas cosas que aún no me irritan o me dan nauseas, que aún pueden llenar algo de mis días, son las películas. He gastado más en peliculas ultimamente que en alcohol. Aunque la mayoría de la gente enfila hacia el “cine arte” como aviones kamikaze, convencidos de obtener cultura e inteligencia de la manera mas fácil; yo me dedico a comprar comedias románticas. Si, aquellas donde X se enamora de Y, sucesos desafortunados y siempre, culto al destino. No son guiones magistrales, pero hacen que el odio al mito del amor sea un poco más soportable, gracioso, paciente. Voy sin faltar, despues del mediodía, recorro el pasaje lleno de artesanías, que huele a incienso, cuero repujado y tejidos polvorientos. camino y esquivo a los turistas a una velocidad constante…

El término catalizador puede referirse a la sustancia que, en un proceso llamado catálisis, modifica la velocidad de una reacción química…

…los que disminuyen la velocidad son llamados catalizadores negativos o inhibidores.

No entiendo como lo logran, dos ojos miel claro contra dos piernas entrenadas especialmente para caminar y esquivar turistas a una velocidad constante. Los ojos ganan con un amplio margen de ventaja, sobre todo cuando al reducir la velocidad me encuentro con el rostro gentil e incluso inocente que encierra aquellos ojos y los utiliza contra mí. Yo, normalmente un tipo de expresion adusta, un tanto hosco y falto de modales (no porque no los haya aprendido, sino porque hace ya algun tiempo que los dejé abandonados en la calle), presuroso y algo arrogante; ahora me encontraba ahi, frente a ella, desafiando el mostrador lleno de videos musicales y largometrajes en idiomas variados. El mismo tipo que parecía escéptico y fuerte, ahora degustaba como un idiota las comedias románticas y las películas clandestinas. -Croyez-vous dans l’amour à première vue?- Le pregunta el chico a la rubia que acaba de follarse en un baño de universidad. -Oui…- responde ella con la sonrisa de quien no lo ha hecho por primera vez. -Naïf!- dispara el chico con suavidad, y sale del encuadre.

Contrario a cualquier percepción “coherente”, evito su mirada, me pone nervioso. No lo sé, pero siento que ella me mira. Sin decir más, sonrío feliz de poder verle sus ojos, aún cuando es la primera vez que la veo. Pago, rechazo la bolsa con la excusa de salvar el planeta (la cual viene siendo la excusa más idiota y repetida para no recibir una bolsa plástica), sonrío nuevamente y me voy. Y la recuerdo. Y la odio. Y me rio, despues de reprenderme por la inmediatez con que pude atiborrar mi lista mental: “Excusas para comprar películas todos los días en el mismo sitio”, apéndice 1: “Lista de películas que no he visto”. Segundo round, le digo a Olaf que vaya conmigo, no espero que comprenda. Sólo quiero no estar sólo a ese lado del mostrador. Entramos, y gracias al dios de las películas piratas: Ella está ahi. Reimos un poco, vemos títulos e incluso vemos discos musicales que no compraremos. nos vamos, me alejo del poder maligno que me hace reír ahi. -No podía dejar de mirarte- suelta Olaf a cinco pasos de la salida. -Por qué me miras, maldito homosexual?- e inmediatamente entiendo mi error interpretativo. -ELLA  no podía dejar de mirarte, idiota! juraría que ni se dio cuenta que yo estaba allí-.

 Creo que tiene pecas, además. En el reflejo del mostrador pude ver una boca, moviendose entre los títulos de películas que ya he visto. No importa, le dije que sólo compraría si ella estaba allí. Cualquiera que hable con mujeres atractivas quisiera tener un rostro como el de Steve McQueen, o el de Robert Redford. y una actitud similar. Me compadezco al saberme tan común, pues aún con mi escepticismo, mi torpeza de Benny Hill delata mi vulnerabilidad.

Escuchando: “La Vie En Rose” – Louis Armstrong

Quiero aprender la versión en francés.

Anotaciones en servilleta: #1

Justo en el momento en que me levantaba con pesadez de las escalinatas, resbalé, y estuve cerca de romperme la espalda. Incluso dos monedas saltaron de mi bolsillo, malditas ratas! sintieron el inminente hundimiento de mi coxis contra el granito. Esas escalinatas eran algo inusual, te daban la bienvenida a uno de los teatros más pintorescos de la ciudad, con solemnidad y astucia. Pero cuando les dabas la espalda, como yo lo hice en mi embriaguez, te engañaban, y caías aparatosamente, mientras en el fondo una tonada caricaturesca de Thelonius Monk daba por terminada la noche. En esos momentos todos quisieran no conocerte. Incluso miro los centavos que escaparon de mi bolsillo, y Washington evita el contacto visual, el muy cabrón se limita a mirar a la derecha. Qué más da! Perdono a las monedas cobardes y las devuelvo a mi pantalón, me aseguro esta vez de no confiar en la falta de escrúpulos de las escaleras.
Un buen maldito decía “Espero a Dios con gula. Soy de raza inferior desde la eternidad”. Y el trago que me serví hace dos horas me mira con impaciencia, me espera de la misma manera. A un buen straight bourbon hay que darle la importancia que merece, por eso aborrezco a los pseudoagentes secretos que, en sus fantasías alpinas, piden tragos fuertes en las rocas, como niñitos de conservatorio.
Quisiera fingir que soy un tipo duro, y tener cicatrices visibles, en lugares de sensibilidad extrema. Sería una declaración, todo el que me viera sabría algo concretamente. No importa si eres flaco, gordo o pelirrojo, una cicatriz le grita a los demás que tuviste los cojones para soportar una gran herida, y no dejarte morir en el proceso. De hecho, toda cicatriz tiene su ciencia. Cicatriz en la mano: la has ganado peleando limpiamente (aunque te cansaste a los cinco minutos y resolviste todo con una gran botella. Maldita botella, no quería romperse. Tuve que darle tres veces con ella. Pobre tipo). Cicatriz en el antebrazo: Eres un cobarde. Ni siquiera esquivas los golpes. Sólo cierras los ojos y tratas de esconder tu patética falta de carácter. Cicatriz profunda en el pómulo: Normalmente estas empiezan encima de la ceja, ya que eres un temerario, y mirando al otro tipo a los ojos trataste de adivinar su golpe. Lástima que su golpe no venía de los ojos, baboso. Por esto, te has ganado además un ojo blancuzco e inútil.
Finalmente, le hice frente a mi bebida. Pasó impetuosa por mi garganta, y como el mejor de los escaladores, la desgarra a su paso con mil picas, cual si quisiera nunca caer de ahí. Y la verdad, yo tampoco la dejaría, no estaría mal tener el sabor del whiskey en la garganta indefinidamente, en medio de tanta mierda. “Vamos…”, me digo en tono de monólogo: “no todo puede estar tan mal. Tienes un trabajo estable, tu apartamento a unos pasos de aquí, y Betsy te espera en la cama…” Betsy… humm…

Se acuesta en MI lado derecho de la cama… maldita perra. Estoy más que jodido.

Bang!

Bienvenido, sea ud.

O uds.

No esperar mucho de nadie, es algo que he aprendido últimamente;  y que espero que aprendan todos también. Así que por favor, no esperen mucho de mi. Las publicaciones de su servidor no serán mensuales, ni quincenales, mucho menos semanales. Publicaré cada vez que salga algo. o cada vez que encuentre algo que quiera compartir.

Los temas, hmm… variados. Muchas incoherencias, eso si. Algunas interesantes, otras jocosas, otras incluso desconcertantes. Pero me gusta ser desconcertante, me divierte mover los tapetes.

Bueno, no siendo más por ahora, empecemos con el genocidio literario. Con sevicia, abusaré de mi fraccionado conocimiento de la oratoria humana, a veces en prosa y a veces en verso, a veces con verguenza, y muchas otras (de hecho la gran mayoría) sin ella.

gracias! disfruten, critiquen, y si quieren no vuelvan.

Published in: on julio 31, 2008 at 1:24 am  Dejar un comentario