El tipo de al lado hace mucho ruido

Antes me sorprendía  gratamente la cantidad de cosas que QUERÍA hacer. Ahora me agobia la cantidad de cosas que DEBO hacer. Debo ser responsable, debo ser consecuente, debo correr, saludar y pagar. Debo llegar a tiempo, y excusarme aun si me demoro cinco minutos. Debo olvidarla, debo odiarla, debo exorcizarla. Debo ser saludable, y debo sonreir aún cuando quiero vomitar. Debo aplazar mi muerte para poder agradar a quienes desean obtener algo bueno de mí. Muchas veces, debo fingir que todavía queda algo bueno.

De las pocas cosas que aún no me irritan o me dan nauseas, que aún pueden llenar algo de mis días, son las películas. He gastado más en peliculas ultimamente que en alcohol. Aunque la mayoría de la gente enfila hacia el “cine arte” como aviones kamikaze, convencidos de obtener cultura e inteligencia de la manera mas fácil; yo me dedico a comprar comedias románticas. Si, aquellas donde X se enamora de Y, sucesos desafortunados y siempre, culto al destino. No son guiones magistrales, pero hacen que el odio al mito del amor sea un poco más soportable, gracioso, paciente. Voy sin faltar, despues del mediodía, recorro el pasaje lleno de artesanías, que huele a incienso, cuero repujado y tejidos polvorientos. camino y esquivo a los turistas a una velocidad constante…

El término catalizador puede referirse a la sustancia que, en un proceso llamado catálisis, modifica la velocidad de una reacción química…

…los que disminuyen la velocidad son llamados catalizadores negativos o inhibidores.

No entiendo como lo logran, dos ojos miel claro contra dos piernas entrenadas especialmente para caminar y esquivar turistas a una velocidad constante. Los ojos ganan con un amplio margen de ventaja, sobre todo cuando al reducir la velocidad me encuentro con el rostro gentil e incluso inocente que encierra aquellos ojos y los utiliza contra mí. Yo, normalmente un tipo de expresion adusta, un tanto hosco y falto de modales (no porque no los haya aprendido, sino porque hace ya algun tiempo que los dejé abandonados en la calle), presuroso y algo arrogante; ahora me encontraba ahi, frente a ella, desafiando el mostrador lleno de videos musicales y largometrajes en idiomas variados. El mismo tipo que parecía escéptico y fuerte, ahora degustaba como un idiota las comedias románticas y las películas clandestinas. -Croyez-vous dans l’amour à première vue?- Le pregunta el chico a la rubia que acaba de follarse en un baño de universidad. -Oui…- responde ella con la sonrisa de quien no lo ha hecho por primera vez. -Naïf!- dispara el chico con suavidad, y sale del encuadre.

Contrario a cualquier percepción “coherente”, evito su mirada, me pone nervioso. No lo sé, pero siento que ella me mira. Sin decir más, sonrío feliz de poder verle sus ojos, aún cuando es la primera vez que la veo. Pago, rechazo la bolsa con la excusa de salvar el planeta (la cual viene siendo la excusa más idiota y repetida para no recibir una bolsa plástica), sonrío nuevamente y me voy. Y la recuerdo. Y la odio. Y me rio, despues de reprenderme por la inmediatez con que pude atiborrar mi lista mental: “Excusas para comprar películas todos los días en el mismo sitio”, apéndice 1: “Lista de películas que no he visto”. Segundo round, le digo a Olaf que vaya conmigo, no espero que comprenda. Sólo quiero no estar sólo a ese lado del mostrador. Entramos, y gracias al dios de las películas piratas: Ella está ahi. Reimos un poco, vemos títulos e incluso vemos discos musicales que no compraremos. nos vamos, me alejo del poder maligno que me hace reír ahi. -No podía dejar de mirarte- suelta Olaf a cinco pasos de la salida. -Por qué me miras, maldito homosexual?- e inmediatamente entiendo mi error interpretativo. -ELLA  no podía dejar de mirarte, idiota! juraría que ni se dio cuenta que yo estaba allí-.

 Creo que tiene pecas, además. En el reflejo del mostrador pude ver una boca, moviendose entre los títulos de películas que ya he visto. No importa, le dije que sólo compraría si ella estaba allí. Cualquiera que hable con mujeres atractivas quisiera tener un rostro como el de Steve McQueen, o el de Robert Redford. y una actitud similar. Me compadezco al saberme tan común, pues aún con mi escepticismo, mi torpeza de Benny Hill delata mi vulnerabilidad.

Escuchando: “La Vie En Rose” – Louis Armstrong

Quiero aprender la versión en francés.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://punto50.wordpress.com/2010/06/10/el-tipo-de-al-lado-hace-mucho-ruido/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: